jueves, 26 de abril de 2012

Refineria del Pacífico avanza entre dudas




Proyecto

El impacto ambiental es una de las principales preocupaciones que tienen los habitantes de la zona en la que se levanta la obra gubernamental

El proyecto Refinería del Pacífico, uno de los programas más ambiciosos del Gobierno y que se desarrolla en Manta, avanza en medio de los cuestionamientos de un sector y las versiones optimistas de otros.

Esta iniciativa que pretende refinar el petróleo crudo para convertirlo en derivados, se desarrolla en un área de 3 000 hectáreas. En la actualidad un grupo de 600 profesionales trabajan en el proyecto de ingeniería, el cual permitirá conocer los presupuestos definitivos que hasta diciembre del 2013 se estima que superará los $ 12 000 millones.

Según expresó el presidente Rafael Correa, se busca el financiamiento con la banca internacional ya que es difícil que solo la puedan financiar Venezuela y el Ecuador. Una de las posibilidades es que lo financie la China.

Mientras se busca el financiamiento internacional, en Manta la preocupación se da por el posible impacto ambiental que se podría causar en el bosque de Pacoche y además uno de sus componentes, el muelle petrolero, que se proyecta construir frente al sector de Barbasquillo.

Los vecinos del sector, respaldados en técnicos ambientales, creen que la carga y descarga de combustible más la utilización de azufre para esta labor, causará problemas.

Pedro Merizalde, gerente de la refinería, aseguró que esas versiones no tienen asidero técnico y que los negocios inmobiliarios y el desarrollo turístico de Manta no serán interrumpidos de ninguna manera por la presencia de este muelle y otras obras de complemento. Desmintió también que la terminal no se almacenará combustible ni azufre. "Todos los depósitos estarán localizados en la refinería. En Barbasquillo solo funcionará la planta desalinizadora y la estación de bombeo del crudo y productos refinados, que llegarán y saldrán a través de tuberías", explicó.

La construcción del puerto petrolero tomará unos 5 años, al igual que la desalinizadora, indicó.

Agua potable.

En la actualidad otra polémica en Manta es el pedido de la Refinería de que la Empresa de Agua Potable municipal les dote del líquido al campamento donde vivirán más de 800 personas cuando el proyecto avance totalmente.

La Refinería propone que el agua potable generada por la planta El Ceibal de Manta sea llevada a través de un acueducto especial a la Refinería.

El concejal rural Segundo García señaló que el tema es complicado y afectaría la entrega de agua potable a las comunidades rurales, y recordó que actualmente Manta es abastecida por la planta El Ceibal, sistema que produce 64 mil metros cúbicos que son distribuidos para Manta, Rocafuerte, Jaramijó, Montecristi y Crucita. (LFV)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada